Desgraciadamente, casi todos deberemos tratar con un cliente moroso en algún momento. Existen diferentes tipos de clientes morosos, por lo que saber cómo actuar con cada uno de ellos se convierte en primordial para evitar impagos. Los impagos pueden generar problemas de liquidez dentro de la empresa, en especial si debemos pagar con antelación a nuestros proveedores y no hemos recibido el dinero de nuestros clientes. Aunque existen diferentes clases de morosos, todos parecen mostrar un comportamiento similar: dar excusas para eludir el pago.

En el artículo de hoy te mostramos las excusas más habituales de los morosos para no pagar. La gestión de cobro puede ser un proceso bastante tedioso por la pérdida de tiempo y la frustración por no recibir tu dinero. Además, puede que nos creamos ciertas excusas, o al menos dudemos, y permitamos al deudor alargar el plazo de pago. Por ello, te ayudamos a identificar las excusas habituales de un cliente moroso:

 

Excusas habituales de un cliente moroso

Los clientes morosos suelen utilizar excusas similares para tratar de aplazar el pago, o incluso nunca llegar a pagar. Claro está, todo dependerá del cliente con el que nos encontremos y la originalidad y astucia que presente en su justificación. Sin embargo, si algún cliente te da alguna de estas excusas, ¡ojo!, seguramente estés ante un cliente moroso.

 

Esa factura ya te la pagué

Es habitual que el deudor, ya sea para alargar el plago o simplemente para ver si su acreedor cree la mentira, eche la culpa al banco. Esto es, puede que te haya dicho que esa transferencia ya la realizó y seguramente se trate de un error del banco. Si ya has comprobado tus cuentas manualmente y no encuentras por ningún lado tal factura, seguramente tu cliente no está siendo honesto. Te explicamos cómo cobrar una factura impagada.

 

No me ha llegado la factura

Otra de las excusas de los morosos más habituales es “no me ha llegado la factura” o “me he cambiado de domicilio y no la he recibido”. Si has reclamado tu dinero en reiteradas veces y el cliente solo deja pasar el tiempo sin hacer nada al respecto, puede que esté tratando de alargar el pago.

 

Devolución al remitente

Hablamos del caso en el que has enviado una notificación y la recibes devuelta especificándose que el motivo el motivo es el cambio de domicilio del cliente. Sin embargo, esto no será de mucha utilidad para el deudor si el nombre de su empresa aparece en la dirección que dice haber cambiado.

 

Cuando cobré por otro asunto te pagaré

Sin duda, esta es una de las excusas más usadas por los clientes morosos. Puede que sea verdad, pero si pasa el tiempo y ves que el cliente no tiene intención alguna de pagar su deuda, seguramente será un cliente moroso. Por ello, aunque es lógico que tratemos que creerle cuando nos dice que nos pagará cuando sus problemas económicos se solucionen, es preciso estar alerta cuando nos den esta excusa.

 

El producto o servicio no cumplió mis expectativas

Si tienes una empresa, seguramente algún cliente te habrá dicho que el producto o servicio no cumplió sus expectativas. Sin embargo, esto no es excusa para eludir el pago. En el caso de que su justificación no se ajuste a tu política de devoluciones, no desistas, ese dinero te pertenece por derecho y mereces cobrarlo. En el siguiente enlace te explicamos cómo cobrar una deuda.

 

No pienso pagarte

Por último, encontramos al moroso que directamente amenaza con no pagar. Intentan intimidar a sus acreedores diciéndoles que la reclamación de la deuda no les servirá de nada y que encarecerá el proceso por los gastos judiciales del juicio monitorio para reclamar una factura impagada. Sin embargo, es importante que no te rindas, si tu derecho de cobro es legítimo, conseguirás recuperar tu dinero. Estos son los requisitos y la documentación necesaria para reclamar una deuda por juicio monitorio.

 

¿Tienes impagos? En Wizu, empresa especializada en gestión de cobro e impagados, te ayudaremos a lo largo de todo el proceso. Solo cobramos si tú cobras. Te animamos a contactar con nosotros.